Iniciativa para blogs: Seamos seguidores

¡Hola a todos!

Quizá voy un poco tarde pero hace poco he descubierto una iniciativa para blogs que me ha encantando y me he propuesto compartir con vosotros: Seamos seguidores.


Esta iniciativa sirve para ayudarnos unos a otros y darnos a conocer, sobre todo para los blogs que, como es mi caso, somos pequeños y nos conoce poca gente. Para participar simplemente tenéis que seguirme y dejar un comentario con el enlace a vuestro blog para que así os pueda seguir.

Además, si os gusta la iniciativa, podéis copias la imagen en una entrada de vuestro blog para que así se siga difundiendo.

¡Muchas gracias a todos de antemano!

Las ninfas

Título: Las ninfas | Autor: Francisco Umbral
Editorial: Planeta | Páginas: 166

***

Francisco Umbral (1932-2007), premio Miguel de Cervantes en el año 2000, fue uno de los grandes escritores de la posguerra española. Poeta, novelista, ensayista, biógrafo y periodista, destacó en cada uno de los campos. Su calidad literaria se hace notar en su fecundidad creativa, así como en el uso que hace de la lengua, con una sintaxis suelta y un abundante uso de neologismos y alusiones intertextuales a lo largo de sus obras. Algunas de sus novelas más destacadas son Memorias de un niño de derechas, El día que violé a Alma Mahler, Mortal y Rosas y, por supuesto, la que hoy nos atañe, Las ninfas

Las ninfas, novela que recibió el Premio Nadal, es un libro donde el autor se sumerge en la intimidad recóndita y entrañable del adolescente que fue, aquel joven que con tímidos pasos comienza a abandonar la niñez y a buscar su propia identidad como escritor, como lector que comprende que en la literatura puede encontrar las respuestas a las preguntas que comienzan a surgir en su mente. Francisco, su protagonista, comienza a experimentar el amor, a sentir curiosidad por los escritores que se encuentran en las universidades, a darse cuenta de que su familia burguesa, tras la guerra, ya no conserva la misma posición que tenía antes. 

La literatura es el único reino donde nadie muere nunca, donde Cervantes y Quevedo siguen vivos, donde Melibea y Madame Bovary seguirán pecando, adorables e inmortales por los siglos de los siglos. La literatura, pues, era mi pasión. 

Umbral aborda la novela desde el punto de vista de la unión de la formación inseparable de hombre y escritor. El autor mismo dijo un día que toda su obra era una revisión de sus propias memorias. Se sumerge en sus recuerdos mirándose sin artificio alguno, compartiéndolos con el lector de una forma aparentemente sencilla. Nos muestra su deseo de autoafirmarse como parte de un grupo selecto de poetas. Sin embargo, no solo nos ofrece la visión de su camino hacia la adolescencia desde la niñez, sino que Umbral también nos ofrece un análisis social del momento. La obra se sitúa en los años 40, al poco de finalizar la Guerra Civil, lo que le permite mostrarnos una España en la que la burguesía entra en un proceso de decadencia y donde muchas familias están sumidas en la más profunda pobreza. A lo largo del camino del joven Francisco, nos vamos encontrando con un elenco de personajes que, de una forma u otra, se enfrentan a la idea que tiene el joven poeta de quien debe ser. Miguel San Julián muestra el arte como paradigma vital. Cristo Teodorico quiere mostrar la caída a los infiernos que supondría que el joven siguiese por el camino del arte. Darío Álvarez es el modelo al que aspira el joven Umbral, un poeta con prestigio social. Y, por su puesto, no podían faltar en el libro las ninfas, las mujeres que sacan al joven poeta de la incomunicación del retrete, del placer solitario. 

Aprendía para siempre, aunque estuviese borracho (que no lo estaba) que las mujeres se visten más el día que más prestas están a desnudarse. 
Me gustaba así, con el pelo suelto, con la enagua blanca, con la carne más morena o más pálida de lo que yo había imaginado, con las piernas desnudas y los pies descalzos, otra vez infantil, niña, ninfa, sin todo el odioso revestimiento de madurez y riqueza que se ponía encima para salir a la calle.

Las ninfas, casi como las nínfulas de Nabokov, son la muestra de la obsesión por la sensualidad femenina, la curiosidad del joven por descubrir los secretos del sexo opuesto. Maria Antonieta, hija de una humilde pescadera que ha enriquecido, es quien le permite al poeta descubrir dichos secretos, aunque ella misma lo haga por ocultar un secreto que supondría su ruina si se descubriese. 

La narrativa de Umbral es sencilla y permite que cualquier lector pueda acercarse a su obra e identificarse con los pensamientos, sentimientos y preocupaciones de cada uno de los personajes del libro. Se trata de una novela de maduración y de crecimiento personal que, revestida por un paisaje de provincias, nos muestra un paisaje social extrapolable a cualquier adolescente de la época y, salvando las distancias, con los adolescentes actuales.

El esquema era este: Artista = bohemio: juventud alocada/vejez miserable

Escenas de cine mudo


Título: Escenas de cine mudo | Autor: Julio Llamazares
Editorial: Seix Barral | Páginas: 223

***

Julio Llamazares es un escritor leonés que, desde las publicación de su primera novela, Luna de lobos, se ha abierto un hueco como autor reconocido dentro del panorama literario español. Algunas de sus grandes obras son el libro de poemas Memoria de la nieve (1982), la novela La lluvia amarilla (1988) y la novela El río del olvido (1990).

Escenas de cine mudo nos adentra en la infancia, en el pequeño pueblo minero de Olleros de Sabero, del narrador mediante los recuerdos que le surgen  al observar las fotografías de un álbum. Así, los recuerdos se articulan como eje vertebrador de la personalidad. Mediante los recuerdos de un niño pequeño, Llamazares nos ofrece, a su vez, una memoria colectiva, la de todos aquellos niños que nacieron en España durante el régimen franquista y que tuvieron que convivir con una de las actividades económicas predominantes en el norte de la península: la minería. El autor plasma en cada capítulo del libro fragmentos de la realidad de aquellos años que consiguen que el lector se sensibilice con la vida de aquellos mineros y sus familias.

Dentro de esta memoria colectiva, Llamazares inserta a su vez la memoria del niño y da visibilidad a lo que Unamuno denominó "intrahistoria", a la historia personal de aquellos hombres que forman los grandes hechos. A través de una fotografía, el que fuera un niño consigue reconstruir una historia con pasado, presente y futuro, con todos los personajes congelados en ella, con aquellos niños cuya diversión era apedrear a los perros mientras fornicaban o con el joven sinvergüenza de pueblo al que los niños admiraban y los adultos detestaban. 

El título de la obra, tal y como señala el propio autor, trata de explicar que "los recuerdos son como fragmentos de la película de nuestra vida que se han ido borrando con el tiempo, y que son estos retazos, escenas de cine mudo, lo único que tenemos para reconstruirla". 

Me gustaría señalar también que a lo largo de la novela el autor señala la importancia de la visión de los recuerdos ya que, según el punto de vista, la historia puede cambiar. Un ejemplo de ellos lo tenemos en la historia del Judas, que mientras que para los niños es una especie de hombre del saco y para los adultos un pobre borracho, para el pequeño niño que se atrevió a entrar en su casa y hablar con él, es un pobre hombre que perdió a su hijo en la mina cuando este solo tenía quince años. 

"Las fotografías, como los recuerdos, cuentan el mundo no cómo era, sino cómo fue una vez, y, por lo tanto, cómo podía haber sido de muchas otras maneras." 

Para plasmar este laberinto de recuerdos, el autor utiliza un lenguaje sencillo y claro que, como el niño, está cargado de inocencia en algunos casos y, en otros, de la pesadumbre tardía del adulto que, una vez pasado el tiempo, comprende la realidad que le ocultaron y que sus pequeños ojos no supieron ver.

Con esta obra a caballo entre la autobiografía y la ficción, Llamazares nos muestra una obsesión por atrapar el tiempo que se nos escapa y cómo, pese a que las personas desaparezcan de una vida, mediante los recuerdos siempre permanecerá una conexión que, con mayor o menor fuerza, permanecerá aún cuando no permanezcamos nosotros. 

De Bécquer a Galdós. Cuentos españoles de Navidad

Título: De Bécquer a Galdós. Cuentos españoles de Navidad | Autor: Varios
Editorial: Clan | Páginas: 267

***

Hoy se ha celebrado el Gordo de Navidad en España, que es un premio especial de lotería, y en dos días llega Nochebuena, un momento de reunión y de alegría en la mayoría de las casas, así que hoy quería compartir con vosotros un libro muy especial: Cuentos españoles de Navidad. En esta edición, a cargo de Rafael Alarcón Sierra, se recogen 17 cuentos de temática navideña de los autores más conocidos de nuestra literatura, como Gustavo Adolfo Bécquer, Eduardo Zamacois, Leopoldo Alas "Clarín" o Benito Pérez Galdós

Alarcón es Doctor en Filosofía y Letras por la Universidad de Zaragoza y profesor titular de Literatura Española de la Universidad de Jaén. Además, es editor asociado de Magazine Modernista y miembro del consejo científico y asesor de numerosas revistas, como Journal of Hispanic Modernism o Revista de estudios culturales sobre la Gran Guerra y el mundo hispánico

Este libro se puede considerar una antología del cuento de Navidad español a lo largo de un siglo. Podemos encontrar a grandes autores de mitad del s. XIX, como Alarcón, Pereda, Bécquer, Galdós o Clarín, pero también están presentes escritores que gozaron de un gran aprecio por parte de los lectores de su época pero que no han llegado hasta nuestros días, como Zamacois, Ortega Munilla u Octavio Picón. En cualquier caso, en este libro se nos ofrece una parte de la cultura española que, normalmente, queda en el olvido. A mi parecer, se debe tener en cuenta que, aunque el cuento no tiene gran prestigio entre los lectores adultos, es una manifestación literaria que, como puede ser la novela, transmite la esencia del ser humano y, en el caso de los escritores españoles, transmite el pensamiento colectivo de España. Me resultó muy llamativo cuando leí los cuentos, que en muchos de ellos está presente la lotería o la celebración de la tradicional cena de Nochebuena

Me pareció también muy interesante que en el libro los relatos se orden cronológicamente y que, al final del mismo, se incluyan las referencias bibliográficas que permitan a los lectores ampliar sus lecturas, en el caso de que lo deseen. Además, las ilustraciones de Marina Arespacochaga otorgan a cada uno de los relatos un tono nostálgico que contribuye a la transmisión del sentimiento que evocan los escritores. 

Yo debo reconocer que soy una apasionada de los cuentos y que, por ello, no pude resistirme a este libro cuando lo encontré en mi visita a la Biblioteca Nacional de España. En mi opinión, puede ser una gran lectura para hacerla en compañía, precisamente en estas fechas en las que todo el mundo se junta. Desde el realismo más gráfico de Alarcón, que nos relata las tradiciones de su casa, hasta la fantasía de Bécquer o las alegorías de Galdós y Echegaray, en las que el mismísimo Diablo jugará con nosotros, Cuentos españoles de Navidad es una antología apasionante que, si no me he informado mal, es la primera que se dedica de forma exclusiva a la temática navideña de la literatura española. 

Si estáis interesados por los cuentos navideños, también podéis leer la entrada "5 cuentos españoles de Navidad", donde disponéis de enlaces a los cuentos para poder leerlos.